Este sitio web usa cookies, puedes ver la política de cookies, aquí

Patatas con costillas de cerdo.

Guiso  típico abulense extendido por media España, es de los platos más castellanos y deliciosos que podemos llevarnos a la boca y es realmente fácil de hacer. Se trata de una receta realmente simple y espectacular, suele ser plato único.

costillas_adoba

Ingredientes

  • 4 patatas
  • 600 gramos de costillas adobadas de cerdo
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde y 1 rojo
  • Pimentón
  • Vino blanco
  • 2 hojas de laurel
  • Caldo de carne
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

 

Vamos a ello

Preparación;

  1. Lo primero, como en todo buen guiso, es hacer un sofrito. Pondremos el aceite de oliva virgen extra en la olla o cazuela, pochamos la cebolla y pimientos picados.
  2. En esa misma olla y sin sacar el sofrito, pondremos las costillas y las sellaremos.
  3. Una vez selladas, ponemos las patatas. chascadas para que suelten almidón y engorde la salsa.
  4. Momento del pimentón de la Vera. Lo añadimos  y removemos,  un poco de vino blanco al guiso.
  5. Cubrir el guiso con el caldo de carne y colocar las hojas de laurel.
  6. El tiempo de cocción dependerá si es olla rápida (15 minutos) Cazuela barro (1 a 2 horas).

 

costillas

Consejos:

  • Si tenéis la ocasión hacer el guiso con costilla adobadas y curadas (secas)
  • Como le sucede a cualquier guiso y estofado, si lo preparas el día de antes notarás los sabores más potentes, aunque recién hecho también está muy rico.
  • Sigue el consejo de desgarrar o «chascar» las patatas para que vayan aportando poco a poco almidón al caldo y así conseguir que se vaya espesando un poco.

 

 

 

 

adobadas

El Bautismo de Fuego

Mientras las plazas españolas preparan las nuevas temporadas y tan solo hay silencio y soledad en los tendidos, en las dehesas hay gran actividad durante todo el invierno. Reglamentando, seleccionando y preparando el ganado para las próximas temporadas.

IMG_8995 - copia

El herradero de becerros machos y hembras, es el primer “Acto Litúrgico” del ganado bravo. De esta manera los becerros dejan de ser anónimos y se convierten en una cabeza más de la ganadería con nombre, número e identificación. Es el día de más alegría de los vividos en el año ganadero y uno de los más laboriosos.

Cuando el becerro cumple un año, o un poco antes, se procede a herrarle, es decir, marcarle con el hierro de la ganadería, señalarle y numerarle. El hierro y la señal es para distinguirle de otras ganaderías y el número es para distinguir las reses de la misma ganadería.

La costumbre de numerar las reses data de mediados del siglo XX. El hierro y la señal es de época anterior, pues se herraba todo tipo de ganado.

La faena se inicia varios días antes separando las crías de las madres. Toda la camada se encierra junto a los bueyes en un corral. De allí se sacan de uno en uno.

1496606_10202743595853824_1617572374_n

Antiguamente el becerro se pasaba a una corraleta donde varias personas le sujetaban por la cabeza, el rabo y el costillar, tumbándole con cuidado sobre el costado izquierdo, ladeándole la cabeza para evitar posibles roturas de los pitones. Se le ataban las patas con un nudo corredizo y una vez inmovilizado, se le ponía la marca de la ganadería en el anca y el número en el costillar.

A la vez el mayoral hacia la señal en la oreja (punta de espada, muesca, puerta, zarcillo y diferentes combinaciones entre ellas). Concluida la operación se suelta al becerro para que se reúna con sus hermanos de camada en el campo.

 

img_135019 - copia

Previamente los distintos hierros se calentaban al rojo vivo en una hoguera. En esta faena también participaban toreros, ganaderos, vaqueros de dehesas limítrofes y amigos del ganadero.

Generalmente a los toros se les hierra en el lado derecho, en el izquierdo se hierran a los caballos.

Herrar con limpieza es una faena difícil y precisa. Hay que hacerlo con firmeza pero con suavidad, ”campaneando” el hierro para que no se haga un borrón.

Algunos ganaderos colocan el hierro en distinta posición, designando la reata o casta de procedencia de la res.

Herradero 2 2015

 

Actualmente estas faenas, por comodidad, rapidez y falta de personal, se realizan, aunque no siempre, en cajones. El animal del corral pasa por una manga directamente al cajón, se le sujeta con cadenas y se le ponen los hierros, calentados al rojo en modernos quemadores de propano o butano y se le hace la muesca en la oreja.

Herradero 5

Herradero 1

Ahora además es preceptivo poner el guarismo del año en la paleta y la letra de la asociación en la solana. El veterinario los vacuna, desinfecta e inyecta antibióticos.
El ganadero anota el número, el nombre y la resistencia de cada becerro, en el libro de la ganadería. Ello le puede ayudar más tarde en la tienta y ver como podrá ser el animal en el futuro.El veterinario también toma nota del saneamiento.

Antiguamente La guardia civil estaba presente, observando con detalle y anotando todo lo referente a cada animal.

Debemos recordar que el ganado bravo es el animal más controlado y más vigilado de cuantos existen por la administración.

Finalizado el herradero, sin importar la hora, todos los participantes se reúnen para comer y se aprovechar para contar las vivencias y anécdotas de los asistentes, hasta que cae la noche.

Momento de Viandas

Ganadería TorreAlba reportaje del programa Surcos La 7

Visita del programa SURCOS de La7 (RTVCyL), espacio sobre la actualidad agrícola y ganadera de la Comunidad. Presentado por Cristina Carro de Radio Televisión Castilla y León para realizarnos un reportaje sobre la Economía Turina.